Imitation: Buena, pero pudo ser mejor

¿Alguna vez te has preguntado cómo funciona la industria del entretenimiento del K-pop? Bueno, la televisora KBS terminó de emitir el drama musical, de romance y comedia, Imitation, protagonizado en su mayoría por los mismos cantantes que han marcado y marcarán la historia de la música surcoreana. 

TRIGGER WARNING: el drama no lo puso pero creo es importante que se mencione, este programa llega a tratar cuestiones de depresión y suicidio.

Imitation es un drama que por 12 episodios nos contará la historia de tres grupos y una solista idol de K-pop dentro de la industria, y cómo son sus relaciones delante y detrás de los telones. Pero, no sólo eso, sino que descubrimos que hay un misterio que sucedió años atrás y que dificultará el camino de los personajes principales, al mismo tiempo que podría ser una premonición a su futuro. 

Primero quiero hablar de los personajes principales y su papel dentro del programa: tenemos a Lee Ma Ha (Jung Ji So, famosa por aparecer en la multipremiada Parasite), Kwon Ryuk (Lee Jun Young, integrante real del grupo U-KISS), La Li Ma (Park Ji Yeon, vocalista y bailarina de T-ARA) y Lee Yoo Jin (Yun Ho, integrante de ATEEZ). La primera, y protagonista de esta historia, representa el inicio de un grupo de K-pop (Tea Party) que viene de una agencia desconocida y que tan sólo para debutar debe pasar por muchos obstáculos y que, por suerte, se vuelve viral y logra encontrar un lugar dentro de la industria. El segundo, que es el co-protagonista, interpreta a un cantante que se encuentra en la cima, cuya agrupación (SHAX) es la más famosa del país y forma parte de una empresa importante y millonaria, pero que tiene secretos que deben guardar para su permanencia como boy group. El tercer personaje es la solista más reconocida de su país pero que, a pesar de ello, forma parte de una agencia que lucha por mantenerse a flote y que debe su notoriedad a su única cantante exitosa. Finalmente, el cuarto y último, es parte de un grupo (Sparkling) que no es nuevo pero tampoco está posicionado, por lo que su empresa considera una posible disolución si es que no logran avanzar en su carrera dentro de cierto periodo de tiempo. 

Si conoces bien a la industria del K-pop probablemente lo habrás notado, y si no, no te preocupes que ya te explico. Tres de los cuatro que mencioné anteriormente son cantantes, básicamente interpretan un papel sobre lo que viven, respiran y trabajan en la vida real, lo que considero es un gran acierto ya que son capaces de sentirse más empáticos con las situaciones por las que sus personajes atraviesan; como la competencia, la prohibición de cualquier tipo de acercamiento entre hombres y mujeres, las relaciones amorosas, el acoso de fans, sobreexplotación, comentarios maliciosos, entre otros. PERO (y es un gran pero), considero que cometieron el error de enfocarse demasiado en el romance, en específico en un trío amoroso que realmente no está bien sustentado. 

Personalmente me hubiera gustado más ver las temáticas de cada grupo desarrolladas a profundidad, sin embargo estas se llegan a tratar muy por encima y los personajes secundarios, los demás integrantes de cada grupo, son tratados muy por la superficie. Por ejemplo, ver cómo a cada miembro de SHAX la fama y el tener los ojos de todos puestos sobre ellos les puede afectar en su salud emocional, mental o en sus relaciones con otras personas (no necesariamente románticas). Al inicio creí que Imitation sería una excelente serie para enseñar a cualquiera que tuviera dudas de cómo funciona el K-pop, tanto sus lados lindos como los difíciles y oscuros, pero el romance principal llega a opacar el gran potencial que los escritores tenían con cada historia. 

Aunque, también es de considerar que solamente tuvieron 12 episodios, cuando el promedio en un drama coreano es de 16 a 20 episodios, lo que podría indicar el por qué tuvieron que dejar de lado muchas cosas. Sin embargo, eso no les perdona que varias situaciones que pudieron tratarse como nudos de la historia se resolvieran fuera de la pantalla, y de repente un personaje cualquiera llegara a decir “ya se resolvió, sigamos con lo nuestro”. Este tipo de escritura a veces puede hacer sentir que aquellos problemas en realidad no eran tan graves como se pensaba, cuando en realidad llegan a ser procesos de hasta meses (cof cof estoy hablando de hasta una demanda legal).

Pero, a pesar de eso, la calidad de filmación es impecable, tiene buenos momentos cómicos, la historia misteriosa que mencioné al inicio es muy interesante, tiene un buen desarrollo y un gran final, los actores son muy carismáticos (aunque sí se nota que algunos no son actores y que apenas van comenzando), y tiene un final bastante lindo y optimista, cosa que dependerá de cada espectador pero que a mi me dejó con una sensación cálida en el corazón y me gustaría que la vida real fuera así. Además de que el concierto final que presentan me encantó y la canción principal me tuvo llorando por un rato ¿En qué drama podemos ver a idols de la primera hasta la cuarta generación interactuar entre ellos?

En fin, es un drama palomero, no creo que sea el mejor del año pero que sí recomiendo para los fans del K-pop ¿Tu ya la viste o te interesa hacerlo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s