moxie reseña

Moxie: ¿Feminismo moderno incluyente?

Vivian (Hadley Robinson) es una chica tímida que es votada como la más obediente por sus compañeros, pero un día descubre un baul de los recuerdos de su madre de cuando era joven y luchaba por el feminismo. Sumado a eso, la llegada de una nueva compañera al colegio, Lucy (Alycia Pascual-Peña), que le pone un alto al abusón mariscal de campo, nuestra protagonista se inspira para crear Moxie, una serie de panfletos feministas inspirados en el movimiento punk riot grrrl de los noventa, con el fin de luchar contra los abusos e injusticias que las mujeres viven en la escuela. 

La nueva película de Netflix está basada en el libro juvenil del mismo nombre de la autora Jennifer Mathieu; el cual no he tenido oportunidad de leer el libro, pero ahora estoy interesada en hacerlo.

A nivel general, Vivian se me hace un buen personaje, ya que desde un inicio nos damos cuenta que ella y su amiga Claudia (Lauren Tsai) eran parte de ese sistema que veía los abusos hacia las mujeres como normal y algo que se tenía que soportar. Ambas crecen a su modo, con errores en el camino mientras descubren el tipo de feminismo que quieren practicar dependiendo, sobre todo, de su contexto personal. Aunque al resto de personajes secundarios solamente llegamos a conocerlos dentro de la escuela.

Un punto importante a mencionar, y que viene directo de una frase que Claudia dice casi al final del filme, es: “Sí me importa. Pero debes dejarme hacerlo a mi manera.” Este es un argumento válido, sobre todo hoy en día, donde gracias a las redes sociales algunas personas se atreven a decir cómo se debe “ser feministas”; y es que el problema radica desde que se dice “haz menos” o “haz más”, ya que cada persona vive su propia realidad y su propia deconstrucción. Claudia, a diferencia de Vivian, no cuenta con el apoyo de su mamá en su causa (aunque sólo la vemos en una escena, se sobreentiende) debido a que viene de una cultura asiática conservadora y es migrante. 

Esta situación me recordó mucho a la satanización que se tiene del concepto “feminista” en países como Corea del Sur, donde la palabra está casi prohibida y las celebridades ni siquiera se atreven a mencionarla. Primero, el país aún está fuertemente influenciado por el confusionismo, el cual tiene una línea de pensamiento patriarcal. Y segundo, es un país muy recientemente globalizado, cuyos adultos funcionales en la actualidad aún se resisten al cambio tan abrupto de una dictadura y una más liberal. Entonces, una mujer estadounidense blanca de clase media no debe gritarle a una mujer ama de casa surcoreana madre de tres hijos: “no eres feminista por no ser o actuar como yo”.

Y es que el mérito principal de “Moxie” es que busca inclusión en la lucha feminista al agregar a jóvenes de distintos antecedentes: blancas, asiaticas, hijas de migrantes, afroamericanas, deportistas, mujeres trans, etc. Aunque al inicio podemos pensar que la película se basa únicamente en el privilegio de Vivian, esta va mucho más allá con la variedad de personajes que se presentan, y es algo que la protagonista también debe aprender. Inclusive tenemos una muestra del papel del hombre en el feminismo con la pareja de Vivian, y es la de apoyar, mas no protagonizar.

Desafortunadamente, por el tiempo de una película, algunos temas de suma importancia se tocan sólo por la superficie. En lo personal me gustaría ver la versión de las jugadoras de fútbol del colegio, quienes ganan más partidos que el equipo varonil y aún así son ignoradas; o el de la chica trans que lucha por protagonizar una obra de teatro en un papel femenino y que sus profesores la llamen por su nuevo nombre. 

En general considero que este filme es una buena introducción a las generaciones más jóvenes sobre lo que lucha el feminismo actual, de una forma más digerible y con la que se pueden identificar en un contexto escolar. También, puede ser una buena forma de introducir una parte del movimiento a aquellos hombres que desean informarse más pero le tienen reserva a los libros llenos de términos. Aunque, no creo que sea una cinta apta para aquellos que niegan y rechazan el movimiento, ya que, para ellos, las pocas fallas e inconsistencias que llega a tener la película podrían opacar a los temas importantes.

En conclusión, “Moxie” está lejos de ser perfecta, tiene algunas inconsistencias y le falta una real conclusión a muchos temas, sin embargo, es una película dominguera promedio con un buen mensaje. Es un filme en el que no todos los personajes son malos pero no todos son buenos, no todos apoyan, pero no todos están en contra.

Si ya la viste, dime ¿Qué te pareció?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s