A Todos Los Chicos, Para Siempre: Un buen cierre

Lara Jean, quien es una joven creativa y enamoradiza, hace un trato con Peter Kavinsky después de que cartas pasadas fueran misteriosamente enviadas a todos los chicos de los que se ha enamorado. Por supuesto siendo él uno de ellos. 

En la primera entrega acompañamos a los protagonistas en su proceso de enamoramiento, mientras estaban bajo un contrato hecho por ellos mismos. En la segunda parte presenciamos el regreso de John Ambrose (otro chico al que le escribió una carta), quien hace dudar a Lara sobre su relación con Peter. Ahora, en esta parte vemos a nuestros protagonistas intentar conservar su relación una vez que se vayan a la universidad. 

Como elemento obligatorio y necesario, debo aclarar que no he leído los libros de la autora Jenny Han, por lo que mi opinión está basada únicamente en las películas.

Primero que nada, si no estás familiarizado con las obras y no conoces la historia de pies a cabeza, el tráiler por si solo te da todos los spoilers que aun así intentaré no dar en esta reseña. 

Una de las cosas que quiero resaltar como una grata sorpresa es el no intentar crear un drama demasiado innecesario y exagerado alrededor de la relación (cof, cof, The Kissing Booth 2). Los problemas que se van dando, como la incertidumbre de seguir con una relación a distancia o tomar distancia con tu familia, son situaciones por las que todos nos podemos llegar a sentir identificados de una u otra forma. 

También, hasta cierto punto se siente más realista el que quieran entrar a Stanford y a la NYU, ya que, si no mal recuerdo, en las películas anteriores sí llegan a dar indicios de una dedicación a la escuela. No hace falta mencionar que estas universidades son muy requeridas en Estados Unidos; no estamos hablando de Harvard (sí, de nuevo habló de ti The Kissing Booth). Aunque desde mi punto de vista aún hace falta un poco más de enfoque a la escuela para que resulte 100% creíble. 

En sí, A todos los chicos: para siempre, es una película en la que nuestra protagonista entiende que su futuro no debe depender del chico al que ama, y que el hecho de tener ese sentimiento hacia él no significa que deba sacrificar su futuro y traicionar sus propios deseos y objetivos. Desde mi punto de vista, esto fue bien llevado a cabo ya que tanto la relación como la indecisión de Lara tuvo sus respectivos altos y bajos. 

También, el personaje de Peter crece en esta historia, no sé vuelve un personaje unidimensional que sólo sirve para molestarse o contentarse con Lara, finalmente tenemos una historia de su pasado (aunque es tratada muy por la superficie, pero se aprecia el detalle). Kavinsky no está en este filme para ser el malo de la historia o ser un pan de Dios víctima de Lara, lo que lo hace sentir un personaje más realista y no tan caricaturizado. 

Eso sí, es una película que no se salva de los típicos clichés de película juvenil contemporánea, como el típico baile de graduación, un mal entendido por falta de comunicación, personajes secundarios poco explorados y olvidados, y demás. Pero debo admitir que estos no fueron un factor tan negativo, ya que estos se ven opacados por la historia principal que sí resulta interesante. 

Aunque desconozco si los fans de los libros están satisfechos con las tres entregas, esta tercera parte es un producto palomero que puedes disfrutar solo o con tu pareja en una noche de fin de semana. Si bien no creo que sea la gran joya del género juvenil, si considero que es mucho mejor que otras producciones del mismo tipo que Netflix ha traído últimamente. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s