Las once del once

Para muchos de nosotros el canal 11 fue uno de los más importantes en nuestra niñez, pues aquí en México Once Niños fue el centro de grandes series que marcaron nuestra generación con producciones originales tan variadas que tenías muchos temas para platicar con tus amigos a la hora del receso.  

Por esa razón, a tan solo una semana de la celebración del Día del Niño y para hacer honor al nombre, te damos una lista con once programas que de seguro más de uno recuerda con cariño, pertenecientes a este canal que se ha encargado de transmitir contenido infantil en nuestro país desde la década de los 70.

.

11.  Los Misterios de Moville

Para aquellas personas a las que les gusta el misterio con un toque de terror, esta serie del 2002 es la indicada. Con un total de 26 episodios, la caricatura nos contaba las aventuras que Mosley Moville, el protagonista al que nada le asusta, Mimi Valentine, la voz de la razón entre sus amigos, y Tommy Hitchcock, el chico bromista que siempre encuentra el lado positivo de las cosas, al momento de resolver enigmas en su “tranquilo” pueblo Ovigee Falls.

De origen canadiense, Moville Mysteries nos demuestra que nada es lo que aparenta y que la curiosidad es el mejor impulso para salir de lo cotidiano y aventurarte a maravillosas e inusuales situaciones que solo se revelan ante aquellos que son observadores y temerarios. 

Por cierto, en México esta serie también llegó a transmitirse en el extinto canal Jetix, ¿lo recuerdas? Un doble recuerdo de nostalgia con este programa.

.

10. El diván de Valentina

Protagonizada por Irene Garibay y de origen mexicano, esta serie nos muestra una parte de la vida de Valentina Valdez Valdivia, una niña de nueve años que nos cuenta sus diferentes experiencias, problemas, preguntas y miedos cuando se sienta en su diván favorito (perteneciente a su mamá que es terapeuta), todo a través de una narración de diferentes flashbacks que arman su historia conforme reflexiona sobre lo ocurrido.

Imposible no recordar muchas de las enseñanzas que nos dejó Valentina, pues cada historia terminaba con una moraleja y un mensaje sobre algún tema importante, como la amistad, la honestidad, la familia, la imaginación, el ser tú mismo, el amor hacia tus mascotas, entre muchos otros. 

Considerada como la primera serie de ficción para niños en América Latina, cuenta con 52 episodios divididos en tres temporadas, siendo esta última la menos popular al cambiar la calidad de su producción y por el hecho de contar con un elenco mayor, lo que provocó que los niños ya no se sintieran identificados con los personajes.

Este último punto es relevante, puesto que uno de los atractivos principales de El diván de Valentina fue precisamente que daba una voz a los pequeños en un mundo de adultos, en el que se les enseñaba que podían opinar y que sus ideas debían ser tomadas en cuenta pese a su corta edad, aunque los demás no estuvieran de acuerdo. Sin duda un programa que nos hizo reír, llorar o, incluso, enojarte desde su estrenó en 2002 hasta su cancelación en 2005.

.

9. Mona la Vampira

Si hablamos de un programa que nos demuestra el poder de la imaginación, sin dudas Mona the Vampire es el indicado. Esta caricatura basada en el libro homónimo de las autoras británicas Sonia Halleyman y Hiawyn Oram nos relata las aventuras de Mona Parker, una niña de 10 años, junto con sus amigos Charles Bones y Lily Duncan.

A lo largo de 65 episodios, transmitidos entre 1999 y 2003, vemos como este trío se enfrenta a diferentes villanos y situaciones bizarras, todo bajo sus alter egos, siendo Mona la Vampira la identidad de nuestra protagonista, acompañada por Relámpago y la Princesa Gigante. Desde luego, al final de cada capítulo se nos mostraba como toda la situación había sido creada en la mente de estos personajes y que todo tenía una explicación lógica, aunque también existieron episodios en los que no se daba una razón aparente, cualidad que abría la posibilidad a que este mundo imaginario podría ser real en algunas cosas.

Una serie que nos enseñó el valor de la amistad y, sobre todo, que nos mostró que ser diferente no es malo, al contrario, que esa “rareza” que cada uno tiene es lo que te hace tan genial y sumamente especial, una cualidad que debes valorar y no avergonzarte de ello.

Por cierto, si tu mente, al igual que la mía, recuerda que sus episodios duraban alrededor de media hora, te comento que estamos equivocados, ya que en realidad cada capítulo tenía una duración de tan solo 8 minutos, sin contar la introducción y el ending. 

Dato curioso: Mona eligió ser una vampira cuando usó este disfraz en Halloween y vio que recibía más dulces en comparación con el traje de bailarina que quería usar originalmente. Así decidió que era mucho mejor llevar colmillos que un tutú.

.

8. Jacobo dos dos

¡Increíble! ¡Increíble! Cómo olvidar las diversas situaciones vividas por Jacobo, un niño de 10 años y el menor de cinco hermanos, sobre todo por su peculiaridad de repetir las cosas dos veces con la finalidad de que sea escuchado y los demás entiendan sus ideas. 

Esta serie de origen canadiense cuenta con 62 episodios y 5 temporadas, en las cuales vemos como el protagonista vive diversas situaciones personales, familiares y escolares, así como múltiples obstáculos provocados principalmente por su maestra la Señorita Angustias, el Señor I. M. Tragón (director de su escuela), Leo Piojoso (el conserje) y la señorita Dulcinea, una anciana vecina de la familia del protagonista. 

Aunque también cuenta con sus fieles aliados como Renée Ratelle y su mejor amigo Bufford Orville Gaylord Pugh, gracias a los cuales puede resolver misterios y salir adelante en sus diferentes aventuras que lo ponen a prueba. 

Una caricatura llena de comedia y aventuras combinadas, con el misterio del espionaje, que se emitió del 2003 al 2006. Por si no lo sabías, esta serie está basada en la trilogía homónima escrita por Mordecai Richler.

.

7. El conejito callado

Las palabras no son necesarias para entretener y mandar un mensaje, así lo demuestra Untalkative Bunny, una caricatura canadiense que nos muestra a un adorable conejito amarillo y su vida en la gran ciudad, lugar en el que debe enfrentar los problemas y retos de esta gran urbe sin perder el buen ánimo. 

Con 39 episodios de 5 minutos cada uno, vemos a nuestro protagonista vivir aventuras cotidianas y algunas poco usuales como en el desierto o en el bosque. Un personaje que se ganó nuestro corazón sin decir ni una sola palabra.

.

6. Pingü

Nos trasladamos al polo sur en busca del pingüino favorito de muchos, Pingü, un joven y travieso personaje que vive con su familia, sus padres y una hermana menor, en este frío lugar. Acompañado de amigos como Robbie la foca, vemos a nuestro protagonista vivir aventuras en su congelado hogar desde cosas cotidianas como estar en casa, ir a la escuela o jugar con sus vecinos hasta situaciones en los que debe aprender a lidiar con problemas.

Esta serie suiza-británica marcó la infancia de muchos con su peculiar estilo de stop motion y el uso de plastilina que permite a sus personajes alterar su cuerpo en múltiples formas. Además, cómo olvidar su peculiar idioma pingüines que nadie entendía y el sonido de trompeta que hacía cuando se enojaba.

Transmitida desde 1990 hasta 2006, cuenta con 157 episodios de 5 minutos cada uno. ¡WOW! Un gran número de capítulos en los que difícilmente se aprecia su crecimiento, pero sus creadores, Silvio Mazzola y Otmar Gutman, nos expresan que en realidad Pingü pasó de cinco a diez años a lo largo de seis temporadas.

.

5. El Mundo de Beakman

“¡Bada bing, bada bang, bada bum!”

Muchos le debemos a Beakman nuestro interés por la ciencia y los experimentos. Protagonizado por Paul Zaloom, este programa estadounidense nos presentaba a un excéntrico científico que explicaba a los niños conceptos básicos de las diferentes disciplinas a través de una serie de demostraciones, muchas veces como petición de los propios televidentes.

Acompañado principalmente por Lester (Mark Ritts), la rata de laboratorio, Ray el camarógrafo y una acompañante femenina (la cual cambió en tres ocasiones, siendo este papel ocupado por Alanna Ubach, Eliza Schneider y Senta Moses), Beakman’s World transmitió 91 episodios en total de 1992 a 1998. 

Pese a que esta serie terminó hace 22 años, aún es considerada como uno de los mejores programas educativos a nivel mundial, tanto que diversos científicos han mandado cartas y agradecimientos, tanto al protagonista como al estudio, por haber sido el punto de inicio de su carrera.

Dato curioso: Zaloom ha estado dos veces en México como Beakman, la primera de ellas en 2014 cuando visitó la Universidad Nacional Autónoma de México y la segunda en 2016 como invitado de la 35.ª Feria Internacional del Libro, evento organizado por el Instituto Politécnico Nacional. Ambas consideradas como las más grandes instituciones académicas e impulsoras de la ciencia de nuestro país.

.

4. Zoboomafoo

Así como la anterior serie fue un parteaguas para la ciencia, Zoboomafoo fue el programa que nos enseñó sobre los animales, su importancia en nuestro mundo y, sobre todo, a respetarlos y cuidarlos. No es mentira cuando te digo que conozco a estudiantes de veterinaria que eligieron su vocación gracias a este peludo amigo y sus cuidadores. 

Protagonizado por los hermanos Chris y Martin Kratt, esta serie de 65 capítulos se emitió de 1999 a 2001, aunque contó con diferentes repeticiones los años posteriores. Lo interesante del programa es que los zoólogos nos explicaban las características más sobresalientes de los animales presentados con conceptos básicos y entendibles para todo público, además de mostrarnos tanto especies silvestres como domésticas, por lo que no era raro ver primero un cachorro y después un águila o un elefante. 

Además, este programa contaba también con escenas Claymation. Si no las recuerdas, te explico que se presentaban cuando Zoboomafoo visitaba Zoboolandia, una tierra en la que habitaban sus amigos, todos hechos con plastilina y movidos a través de la técnica de stop motion. 

Dato curioso: Zoboomafoo era un lémur Sifaka (muchos lo confunden con un lémur de cola anillada, cuando en realidad su cola era totalmente blanca), cuyo verdadero nombre era Jovian, mismo que falleció el 10 de noviembre de 2014 a los 20 años de edad.

.

3. Bizbirije

Considerada como la primera producción infantil original de Once Niños, Bizbirije fue un programa que asemejaba a un noticiario, con la diferencia de que las notas eran reportadas por niños de toda la República Mexicana. Así es, de seguro recordarás la famosa credencial que te avalaba como “Reportero Bizbirije”. Si eres de los afortunados que la obtuvieron, todavía la puedes presumir y serás la envidia de muchos (yo aun sigo traumada porque jamás llegó la mía). 

Estuvo al aire por 14 años consecutivos, siendo su primera emisión en 1996. Su éxito fue tal que se llegó a transmitir en 318 ciudades de Latinoamérica y algunas de U.S.A., puesto que alrededor del 90% de su contenido eran las cápsulas grabadas por sus reporteros. 

Además de esto, el resto de su programación incluía al detective Clark (Plutarco Haza), un investigador que resolvía misterios con ayuda del público; así como a Ernesto el Vampiro, una serie de cortos animados en la que apreciábamos a este colmilludo personaje y su mala suerte. Por supuesto, no podemos dejar de lado los acertijos que solo se decían una vez, así que tenías que estar muy atento para poder resolverlo.

Dato curioso: El nombre proviene de “Alebrije”, criaturas conformadas por partes de diferentes animales y caracterizados por tener colores brillantes y llamativos, mismos que aparecían en los cortos televisivos. De esta forma, el programa aludía a la diversidad multicultural y celebrar las diferencias de sus mini reporteros. 

.

2. 31 minutos

El programa de televisión chileno más famoso no podía faltar en nuestra lista, aunque los capítulos de su cuarta temporada (2014) todavía se siguen transmitiendo en algunos canales, el noticiario conducido por Tulio Triviño salió al aire por primera vez en 2003.

Caracterizada por ser una serie actuada con marionetas, 31 Minutos se ha ganado un lugar permanente en nuestro corazón con sus emblemáticos personajes, desde el tímido y honesto Juanín Juan Harry hasta el periodista estrella Juan Carlos Bodoque con su nota verde, conejo rojo que se ha mantenido como uno de los personajes más queridos por la audiencia internacional desde el estreno del programa, gracias a su personalidad ingeniosa, malhumorada, un poco ególatra y su constante uso del sarcasmo. 

Seamos honestos, esta serie podrá ser todo menos un noticiero serio y es precisamente esa fórmula la que la llevado a su gran éxito en los países hispanohablantes, puesto que su humor y situaciones tontas o burdas son lo suficientemente entretenidas para ver capítulo tras capítulo. Con un total de 68 episodios, sus “noticias” nos demuestran que todo es mejor en compañía de amigos, aunque estos puedan estar un poco locos. 

Tal es su fama que su mercancía incluye diversos productos basados en sus personajes (alcancias, tazas, cucharas, posters, títeres, calcomanías, ropa, libretas, entre muchas más), así como cuatro álbumes musicales (31 minutos, 2003; 31 canciones de amor y una canción de Guaripolo, 2004; Ratoncitos, 2005 y Arwrarwrirwrarwro, 2015), obras de teatro y múltiples apariciones publicitarias en Chile. 

Es decir, no por nada ha ganado más de 10 premios, entre los que se incluyen el Premio del Círculo de Críticos de Chile en la categoría Televisión (2003); un Premio APES por Aporte a la Televisión (2004); Premio Coral en la categoría Animación del Festival de La Habana (2009); entre otros.

.

1.  Los cuentos de la Calle Broca

Acabamos esta lista con una de mis series favoritas, Les Contes de la rue Broca están basados en la antología homónima de Pierre Gripari publicada en 1967. Con tan solo 26 capítulos, esta caricatura francesa nos mostraba los diferentes relatos narrados por Monsieur Pierre a sus dos pequeños amigos Nadie y Bachir, hijos de Papá Said, el dueño de la tienda en donde nuestro protagonista cuenta todas sus historias.

Cada cuento depende de la situación vivida por la familia en cuestión, siendo el novelista el encargado de darles una moraleja a través de una historia llena de fantasía y magia, que incluían desde sirenas, diablos, brujas hasta objetos cotidianos animados como una aguja, zapatos o una simple papa. 

Sin dudas, un programa maravilloso en el que cada aventura es tan diferente de las otras y a la vez tan fascinante como sus compañeras, en donde la variedad de personajes nos muestra que la imaginación no tiene límites.

.

.

Espero que este breve recorrido te haya traído bellos recuerdos de tu infancia, pero no estés triste pues, aunque todos ya llegaron a su final, aún podemos verlos de nuevo por internet y revivir las aventuras una vez más, así como mostrarles a las nuevas generaciones lo maravilloso de estos programas infantiles y el porqué los amamos tanto.

Sabemos que todavía faltan muchas series de Once Niños por mencionar, así que dinos en los comentarios qué otro programa veías en este canal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s