All The Bright Places

All The Bright Places: la nueva película juvenil de Netflix

All The Bright Places es la nueva adaptación de un libro a la pantalla por parte de Netflix y finalmente los fans de la escritora Jennifer Niven pudieron disfrutar de esta desgarradora historia traída a la realidad.

La historia nos presenta a Violet Markey (Elle Fanning) y Theodore Finch (Justice Smith), dos jóvenes que asisten a la misma escuela preparatoria, pero que al conocerse sus vidas cambian porque ambos sufren de problemas emocionales y los persigue su pasado, y juntos aprenden a sobrellevar la tristeza.

En lo personal, no he tenido la oportunidad de leer la obra, aunque como producto audiovisual este debe sostenerse por sí mismo sin necesidad de decir “tienes que leer el libro para entenderlo mejor”. No sé si es un fenómeno exclusivo de la película, pero me costó trabajo conectar con la protagonista. Desde un inicio nos muestran que Violet perdió a su hermana (Eleanor), lo que la tiene hundida en depresión y sus amigos y familiares ya no saben cómo traerla de nuevo a flote. Sin embargo, aparte de ese rasgo no pude evitar sentir que no conocí más de ella, como sus sueños, sus gustos, sus pasatiempos, incluso su vida antes del incidente con su hermana. Nos mencionan que ambas tenían un blog, pero no entendí la importancia que tenía para ellas este proyecto. 

En cuanto a nuestro protagonista, en un inicio no lo soportaba, se me hacía el típico cliché juvenil de un muchacho con un pasado turbulento que así justifica su personalidad “edgy” y despreocupada, pero que con el amor de una chica se convierte en un “mejor hombre”. Por fortuna al terminar el filme pude sentirme más identificada con él que con Violet, ya que sufre de una enfermedad mental y no sabe con quién acudir y cómo mejorar.

ALL THE BRIGHT PLACES (2020)

Desde ahora debo decir que esta cinta no tiene un final feliz y que puede ser un poco cruda para aquellos que estén pasando por situaciones difíciles como la depresión (aunque no al nivel de 13 Reasons Why). Al final incluyen un mensaje que dice: “Este filme está dedicado a aquellos que han sido afectados por problemas de salud mental, suicidio o duelo. Si estás batallando o conoces a alguien que lo está, puedes encontrar más información en allthebrightplacesfilm.info”. 

Quiero agregar un aspecto importante y que en lo personal he aprendido en mi corta vida: las personas no te sanan, son un apoyo y una inspiración, pero NO te sanarán. Esto porque en algún momento del filme sentí que querían dar el mensaje de que Violet estaba ahí para sanar a Theo; aunque al final no fue así. 

En conclusión, All The Bright Places es una película linda, con una estética atractiva y un mensaje positivo, pero que sí se queda un poco corta en profundizar los temas importantes y las personalidades de los personajes. Pero, en definitiva, es mucho mejor que la oleada de filmes juveniles que nos presentó Netflix en los años pasados. 

Dinos qué te pareció: ¿qué aspecto del libro hubiera hecho más completa esta historia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s