El amor tiene mil formas

¿Qué es el amor? ¿Alguien lo puede definir? Claramente no, pues ese sentimiento que nos inunda tiene muchas formas de expresarse, cada una tan diferente de la otra y a la vez tan similares al invadir nuestro pecho de una calidez que nos conforta. Lo que nadie puede negar es que es un arma de doble filo, así como nos hace sentir que podemos caminar sobre las nubes, también puede desgarrarnos el alma.

Y hoy, justo en el Día del amor y la Amistad, les traemos una recomendación de un dorama que acariciará su corazón y, al mismo tiempo, lo estrujará. Bajo el título de Chocolate, esta serie coreana original de Netflix llegó a su último capítulo el 18 de enero, dando fin a un total de 16 episodios de 65 minutos cada uno. La historia se centra en Lee Kang (Yoon Kye-sang) y Moon Cha-yeong (Ha Ji-won), pero más allá de mostrarnos a nuestros protagonistas en un punto específico de su vida, el director Lee Hyung-min (encargado de Strong Girl Bong-soon, Bad Guy, Winter Sonata, entre otras) nos enseña el desarrollo de los mismos en el transcurso de los años.

Así, apreciamos su primer encuentro a una tierna edad, un momento que quedaría grabado en sus memorias al conocer a su primer amor de la infancia. No obstante, una serie de acontecimientos hacen que tomen caminos separados tanto uno del otro como de sus aspiraciones.

Debido a lo anterior, Kang, quien deseaba ser cocinero y ayudar a su madre en su restaurante, termina convirtiéndose en médico cirujano por conflictos familiares. Mientras que Cha-yeong logra deshacerse de los prejuicios de su madre, quien quería convertirla en modelo, y volverse una talentosa chef. Esto lo podemos ver en los dos primeros episodios, en los cuales se nos da un resumen de los momentos más significativos que cada uno vivió desde 1992 hasta el 2012, año en el que se reencuentran. 

Aunque creas que es mucho en poco tiempo, déjame decirte que la producción crea estos capítulos de tal manera que se vuelven el gancho perfecto para atraparte en la trama y hacerte desear ver el resto de la serie. Pues nos dan un poco de todo, drama, acción, momentos tristes, escenas alegres, ratos cómicos y más. 

Pese a que la vida de los protagonistas es totalmente opuesta, el destino siempre hace de las suyas y termina uniendo a aquellos que están entrelazados. Pero no todo es color de rosa, debido a que varios de sus encuentros son negativos y acaban en una pelea o un malentendido. Tanto que Cha-yeong decide irse a Grecia para poder alejarse de todo lo malo que la rodea, lugar en el que permanece cuatro años.

Como buen dorama fiel a su patria, el desarrollo de la historia nos regresa a Corea, ya que, por ciertas circunstancias, Kang se ve obligado a buscar a la chef y llevarla con él a su país natal.

¿Medicina y cocina juntas? Así es, esta serie nos muestra la unión perfecta de ambas disciplinas de una manera poco convencional, pues mientras una cura el cuerpo, la otro sana el alma. Si te preguntas cómo es posible, únicamente te diré que la mayor parte de la trama se lleva a cabo en la Clínica Geosung, un hospital para enfermos terminales. 

Creo que con este último dato ya te imaginarás que las lágrimas y momentos conmovedores están a la vuelta de la esquina. Y no te equivocas, puesto que en cada capítulo nos muestran una situación diferente, tan emotiva que te hará tener la caja de pañuelos o algo para abrazar a tu lado. Desde luego, pese a estas subtramas, la serie no deja de lado el hilo principal de la historia, con pasos pequeños pero significativos vemos como ambos protagonistas se acercan paulatinamente. 

Bueno, si ya te dije que de seguro vas a llorar ¿por qué te recomiendo algo como esto en San Valentín? Simple, a opinión personal, lo considero como uno de los mejores proyectos que he visto en cuanto a representar diferentes formas de amar y querer a los demás. 

Es decir, no todo lo relacionado con el amor debe ir enfocado a las parejas, sino también al cariño, el apoyo y la confidencialidad que existe entre hermanos, amigos, compañeros de trabajo, ex parejas, padres e hijos, médicos y pacientes, familia en general e, inclusive, una relación sumamente especial que llamó mi atención entre dos mujeres mayores, pero no te diré qué parentesco tienen, ya que creo sería una gran sorpresa si te decides a ver este dorama.

Otro punto a su favor, es que sus creadores rompieron con el estereotipo del amor y la dinámica familiar. Por ejemplo, aquí en México muchas personas todavía tienen arraigado que pese a todos los conflictos que puedan surgir, si es un miembro de tu familia tienes que soportarlo o solapar la mayor parte de las acciones; de igual forma, se tiene una idea errónea de que las madres siempre son amorosas con sus hijos o ven por su bien. 

Pues en Chocolate, somos testigos de cómo algunas de las personas que más nos hacen sufrir y a quienes menos les importamos son parte de nuestra propia familia. Mientras que un extraño que se conoce por accidente se puede transformar en ese apoyo incondicional. En otras palabras, no todo es miel sobre hojuelas y esta serie sabe cómo representarlo.

Así que prepárate para ver escenas que sacarán tu lado más sentimental, al tiempo que nos ayudan a ver un panorama más amplio sobre las dificultades que pasan muchas personas y lo afortunados que somos, en comparación con historias tan crudas. Puesto que, esta serie también da un mensaje sobre ser empático con los demás y no por tener cierta profesión, significa que debemos ser fríos y distantes. 

Y a todo esto ¿qué tiene que ver el título? Lamento decirte que, aunque el drama se llame Chocolate, la realidad es que vemos este alimento en pocas ocasiones. Eso sí, lleva un trasfondo sumamente significativo en la vida de Cha-yeong, al grado de considerar que comerlo es su única manera de enfrentar sus problemas y darse ánimos a sí misma para salir adelante. Cuando veas la historia, estoy segura, coincidirás conmigo que es un nombre adecuado para el drama. 

Pero calma, aunque no se muestren muchas recetas con chocolate, en cada capítulo admirarás deliciosos platillos que te harán agua la boca, tan variados que tendrás de donde escoger la próxima vez que salgas a comer. No te miento cuando digo que cada que veía un episodio se me antojaba la comida, ya sea por la forma de prepararla o por cómo la ingerían los actores. 

Cabe destacar que, contrario a la mayoría de doramas que he visto, esta serie no posee a adolescentes como parte principal de su elenco. Por el contrario, ambos protagonistas poseen, en la vida real, 41 años de edad, lo que consideró un buen acierto al mostrarnos dificultades y preocupaciones de un mundo adulto. En el que las decisiones tomadas en la infancia o adolescencia repercuten directamente en el presente de nuestros actores y actrices, a la vez que se tiene la experiencia, positiva y negativa, necesaria para cambiar. 

Espero esta nota haya despertado tu curiosidad y te animes a ver este drama romántico que se encuentra disponible en Netflix. Por el momento, no se tiene contemplado realizar una secuela. Sin embargo, creo que una segunda temporada sería ideal para concluir con diversos temas que, por desgracia, se dejaron inconclusos debido al reducido número de capítulos. 

.

.

Mi Mundo Friki les desea un feliz Día del Amor y la Amistad.

No importa si se lo pasan con su pareja, amigos, familia, con sus mascotas o, incluso, solos, recuerden que existe más de una forma de demostrar nuestro afecto y que el amor propio es el más importante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s