Guasón

Joker, la película en boca de todos

Ya seas fan o no del universo del caballero de la noche, de seguro has escuchado sobre “The Joker”, uno de los villanos más icónicos y polémicos del mundo de los cómics, quien ha tenido múltiples adaptaciones tanto en series, películas animadas y live-actions. En esta ocasión te traemos una reseña sobre su última adaptación a la pantalla grande; si no la has visto, no te preocupes, no damos spoilers para que la puedas disfrutar.

El pasado viernes 4 de octubre se estrenó en Latinoamérica la cinta cinematográfica “Joker” (conocida en los países hispanohablantes como “Guasón”), ganadora del León de Oro en la 76a edición del Festival de Cine de Venecia, logró recaudar 93.4 millones de dólares en su primer fin de semana en Estados Unidos y 263.4 millones de pesos en México. No es de extrañar, entonces, que este en boca de todos, pero ¿realmente vale la pena?

A opinión personal, te puedo dar un rotundo . El filme ahonda en uno de los posibles orígenes del príncipe payaso, pero si esperas una recreación de algún cómic, lamento decepcionarte, pues no verás a uno de los criminales más peligrosos de Gotham caer a un barril de desechos tóxicos. 

De hecho, es una película que muestra la “cruda realidad”, no se mete en temas fantasiosos donde existen personajes con habilidades extraordinarias y aparece un héroe que arregla todo. Este filme muestra los problemas reales de una sociedad en decadencia, en donde las personas sacan a la luz su lado oscuro y egoísta, donde pisan y desprecian a los menos afortunados mientras la élite se regocija con sus privilegios. ¿Te suena familiar o solo es ficción?

Joaquin Phoenix, actor reconocido mundialmente por su interpretación del emperador Cómodo en Gladiador, da vida a Arthur Fleck, un trabajador de clase baja que sobrevive con los pocos ingresos que obtiene de su empleo y que, sin embargo, persigue su sueño frustrado de ser comediante y poner una sonrisa en la boca de todos. La película nos muestra la degradación, la soledad y la impotencia a la que se ve sometida este personaje, quien, además, sufre de una enfermedad que le provoca risas incontrolables. Es un claro reflejo de la perversidad que tienen algunas personas hacia aquellos que son diferentes.

Joker, una máscara que oculta la locura

Debo admitir que admiro mucho el trabajo de Phoenix, quien con la dirección de Todd Phillips, crea un personaje complejo, lleno de inseguridades, miedos, traumas psicológicos y aspiraciones. Es interesante ver cómo el director se desprende de la comedia, las situaciones bizarras y el uso recurrente del lenguaje vulgar, características empleadas en su trabajo con la trilogía de “The Hangover” o “¿Qué pasó ayer?”, para dar paso a escenas crudas, oscuras y psicológicamente complejas. 

Las expresiones faciales y la comunicación no verbal son claves para el desarrollo de la historia, no hace falta escuchar un diálogo cuando la tristeza se proyecta a la perfección en las expresiones del actor, eso aunado a la maravillosa banda sonora dirigida por la compositora islandesa Hildur Gudnadóttir.

Así, la película nos lleva a ver la transformación paulatina de Fleck en lo que se convertiría en el archienemigo del vigilante murciélago. Una persona marginada, criticada, abusada que se cansa del trato que ha tenido durante toda su vida y que “despierta” por un acontecimiento significativo que libera la locura dentro de él y que lo hace sentir vivo por primera vez. En este punto no puedo evitar hacer referencia a la idea del guionista Alan Moore en The Killing Joke: “¡Solo hace falta un mal día para sumir al hombre más cuerdo del mundo en la locura! Así de lejos está el mundo de donde estoy yo, a sólo un mal día”.

Esta versión del Joker es el resultado de una sociedad fallida, una consecuencia directa de ignorar los gritos desesperados de ayuda de una población minoritaria que lucha día a día para sobrevivir en una ciudad plagada de criminales, violencia, discriminación y doble moral. 

El contexto manejado se asemeja tanto a nuestra realidad que es difícil no sentir empatía por Arthur, pero no me malinterpretes, eso no significa que el filme incite a la violencia o invite a las personas a imitar sus actos, mucho menos sugiere un estado de anarquía. La situación presentada y las carencias vividas por los habitantes de Gotham las podemos apreciar en nuestra sociedad, en donde el gobierno reduce presupuestos para servicios sociales, los hospitales no cuentan con medicinas ni personal capacitado para atender a los enfermos; donde solo unos pocos pueden acceder a ciertos lujos, mientras otros apenas y sobreviven con un salario mínimo; donde se valora más la vida de alguien poderoso que las muertes generadas por la violencia; donde aquellos que se atreven a protestar en contra del sistema establecido son catalogados como payasos. 

Uno de los rasgos que más deseo destacar es la famosa risa, si ya viste la película no me dejarás mentir cuando digo que es un trabajo excepcional; si no lo has hecho, cuando tengas oportunidad de verla presta mucha atención en este detalle. Phoenix sabe manejar los diferentes tipos de risa que vemos día con día, desde aquella que esconde sufrimiento y dolor, pasando por la que tenemos cuando pasamos por momentos incómodos o de nerviosismo, hasta la auténtica carcajada de cuando disfrutamos algo, trabajo que le costó al actor puertorriqueño cerca de cuatro meses de práctica. 

Como fan de Batman te quiero decir que, si bien esta cinta está alejada de todas las producciones anteriores creadas por DC en colaboración con la productora Warner Bros., sí hay referencias tanto a cómics como a películas anteriores, una de ellas dirigidas al fallecido actor Heath Ledger. Además de darnos una visión más realista, más humana, del todo generoso y bondadoso Thomas Wayne. ¡Así es!, sí aparece la familia multimillonaria. 

Joker, bajando escaleras

En cuanto a la violencia, obviamente se muestran escenas de este tipo, pero no se hace un uso exagerado de ellas, sino que se exhiben en los momentos precisos y justos que acompañan a la trama.

A opinión personal, es un filme que vale la pena disfrutar, analizar y comentar, una obra que te deja algo al finalizar, ya sea una crítica positiva o negativa. Pero no te quiero mentir, si esperas una película con escenas de acción, en la que haya situaciones críticas que necesitan un desenlace marcado o tengan peleas formidables con toques de ficción, esta cinta no es para ti.

Para finalizar, te comento que tuve la oportunidad de ver la película en español y en su idioma original, por lo que te recomiendo ampliamente, si puedes, que la veas en inglés. Honestamente, no hay un cambio radical, por lo que si eres una persona que no le gusta ver películas subtituladas, no te preocupes, puedes disfrutar de la experiencia en la versión doblada. No obstante, sí existen diferencias que te hacen apreciar el trabajo del actor puertorriqueño, debido a que la risa está modificada en la versión hispana.

De igual forma, te recuerdo que es una cinta con clasificación B-15, por lo que no está permitida para menores de 15 años, para que lo tengas en cuenta si es que conoces o tienes pequeños que quieran verla. Por favor, respeta la clasificación, es para que todos podamos disfrutar de esta película.

“¿Qué obtienes cuando mezclas un enfermo mental solitario con una sociedad que lo abandona y lo trata como basura?”…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s